Volver a mí

DESAFÍO CREATIVO

DEL 19 AL 25 DE AGOSTO

—inscripciones cerradas—

—¿Quién hay ahí?

Algunas veces, tumbada en la cama intentando dormir, hago en voz bajita esta pregunta a la noche. Si guardo silencio, puedo oír mi propia voz llegando de un lugar profundo y diciendo con alegría: «hola, cuánto tiempo sin verte por aquí». Dentro de mí habita alguien a quien quiero amar mucho, pero a menudo estoy tanto rato afuera, pendiente de las otras personas que me rodean, de las listas de tareas, de las redes sociales o haciendo planes, que se me olvida prestarme la atención que me merezco.
Y digo: quiero amarla porque la mujer que está dentro, que soy yo pero también es algo misterioso, siempre está ahí para ayudarme. Es la que rebaja la ansiedad cuando se me dispara el miedo, la que me dice que confíe en mi intuición y la que siempre me salva del naufragio. Me costó mucho aceptar que lo que conozco de mí —lo que todas y todes conocemos de nosotras mismas— es solo la punta de un iceberg enorme y azul. Esa idea me fascina. El mundo adentro es cada vez más grande y el de afuera más chiquito.

Cuando vuelvo a mí después de mucho verano, de mucho trabajar, de muchos encuentros, de mucho evadirme, siempre está ella. Desde hace algún tiempo me estoy ocupando de conocer a esa compañera permanente que soy para mí misma, porque me he dado cuenta de que es en ese proceso cuando me conecto con la vida, con mi deseo, con mi pensamiento; me clarifico como el agua tan pura de los ríos que estoy conociendo en estos días y que me inspiran a encontrar un lugar a la sombra, rodeada de agua, y prestar atención a mi silencio; me tiendo la mano en son de paz, cuando tantas trabas me he puesto siempre para estar bien.

Porque estar bien es el fin de todo. El objetivo último. Lo demás está bien, todos los otros sueños, pero el más grande siempre es este: la armonía, la paz, la plenitud.

Volver a mí es el principio de este camino hacia el centro de nosotras mismas.

Te invito a que juegues conmigo. A que emprendamos juntas esa búsqueda.

¿En qué consiste el desafío?

Volver a mí es un desafío creativo. Yo propongo la escritura porque es mi herramienta de expresión y de autoexploración que más conozco y me funciona, pero también se pueden indagar otras.

Esta vez, a diferencia de otros desafíos, habrá material de lectura para explorar. Durante siete días, del lunes 19 al domingo 25 de agosto, recibirás una carta de mi parte con una pequeña reflexión sobre uno de los temas que me interesan de este camino de autoconocimiento y una propuesta práctica para que te dediques por tu cuenta a explorar.

Tu compromiso, a cambio, será llegar hasta el final del desafío, regalarte estos siete días de autoescucha. No hace falta que me lo cuentes, aunque siempre estoy encantada de recibir noticia de vuestras experiencias con los desafíos.

Una vez más, compartiremos de forma íntima en nuestro grupo privado en Facebook (al que me podéis pedir acceso a través de este link) y, quien tenga ganas, puede compartir el desafío en sus redes sociales. Me encantará publicar algunos de vuestros procesos en mi Instagram así que usemos siempre la etiqueta #volveramí y el tag @maitenacaiman para que podamos leernos.

Sin embargo, compartir no es obligatorio. Si no te sientes cómoda con ello, toma este desafío solo para ti, disfrútalo, permítete este momento sin que nadie tenga por qué meter sus narices en ello. Volver a una misma también es borrar la mirada del otre del panorama, enfocar la lucecita solo hacia el interior. Y a partir de ahí a ver qué encontramos.

¿Qué temas vamos a explorar?

Volver a mí es la antesala al círculo-taller Escritura para estar presente, una propuesta de encuentro online entre mujeres para indagar en nuestra propia identidad, en nuestras creencias, en nuestras emociones, en nuestros cuerpos, en nuestros sueños y propósitos. Por tanto, los temas sobre los que vamos a escribir serán como pequeñas mieles en los labios para que después decidas si te apetece sumarte a este viaje interior con otras mujeres que están sintiendo la misma llamada.

Eso sí, por encima de todo creo en la libertad, así que si una propuesta te lleva hacia otro lugar distinto, estará perfecto que la práctica se adapte a lo que estás necesitando. Solo así podemos crear, siendo libres, estando conectadas.

¿Y el círculo cuándo abre?

El lunes 26 de agosto abrirán las inscripciones para participar en Escritura para estar presente. Solo habrá 15 plazas porque sobre todo es un espacio de contención, una red de seguridad, una experiencia de amistad compartida.

Os iré contando más sobre ello a través de mis cartas, aquí puedes suscribirte. Tendrán prioridad las mujeres que hayan jugado al desafío y las que vengan recomendadas por las participantes del círculo anterior.

Decidido, quiero jugar. ¿Qué tengo que hacer?

Déjame tu correo en el siguiente cuadro de suscripción y nos leemos el lunes 19.

Abrazo enorme,
Marina