Día 12. De quién es el agua

Una de las protagonistas de un cuento de Cristina Peri Rossi le pregunta a su amante mujer: «¿De qué te enamoras?» «De los cuerpos, por supuesto», responde. Me duermo pensando en que yo suelo enamorarme de los dientes y de una separación especial entre los ojos. Hoy despierto y ya es de día y viajo a Castro en autobús y me recibe una iglesia amarilla y violeta en chapa y madera tapada por la niebla. Encuentro, lo primero, la biblioteca pública. Pienso que escribiré sobre la isla, aunque ya lo estoy haciendo, que escribiré sobre Darwin y sobre el mar que es algo más que la naturaleza circundante. Nelson me habla de la poesía de los setenta, cuando él aún era un joven escritor y las revistas literarias se imprimían a un solo color sobre hojas gruesas y ahora amarillentas. También me habla de los salmones. ¿De quién es la tierra, de quién son las aguas, de quién son los peces? De la modernidad. Esa es la conclusión a la que siempre llego. Recuerdo la vida en Wayku: el gobierno quería regalar cocinas eléctricas a un pueblo donde la luz todavía no había llegado. Hacer periodismo es relacionarse con la realidad de una forma indómita. No vale con pasar por ella, dejar que ocurra, o no solo. Hay que ir a buscarla, preguntarlo todo y a todos y saber, de antemano, que como mucho se obtiene el anhelo de una respuesta que no llega. Quiero que los entrevistados sean poetas, que me lo pongan fácil. A veces ocurre.

1 Comment

  • “Hacer periodismo es relacionarse con la realidad de una forma indómita. No vale con pasar por ella, dejar que ocurra, o no solo. Hay que ir a buscarla, preguntarlo todo y a todos y saber, de antemano, que como mucho se obtiene el anhelo de una respuesta que no llega.”
    Muy hermoso todo el texto. Me hace recordar Chiloe cuando viajé hace muuchos años allá por los 90, cuando todavía era una isla de pescadores.Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *